La importancia del aluminio en la lucha contra el coronavirus

La pandemia causada por la COVID-19 fue responsable del cierre de muchos servicios como medida para
contener el avance de los infectados. La industria, en general, ha sufrido un fuerte impacto en todos sus
sectores, pero el aluminio, por otro lado, jugó un papel muy importante en la lucha contra el coronavirus.

Ante este escenario, la Asociación Brasileña del Aluminio (ABAL) incluso presentó a las autoridades el
documento Esencialidad de la industria del aluminio, y como su nombre indica, su objetivo era mostrar cómo
los productos y servicios derivados de este metal eran indispensables en ese escenario.

Y siguen siendo, ya que el hidróxido de aluminio, por ejemplo, se utiliza como un adyuvante de la vacuna, una
sustancia añadida para potenciar la respuesta inmune de las vacunas en nuestro cuerpo.

Así que si quiere saber cómo el aluminio ha influido en el escenario de pandemia y cómo ha sido (y sigue
siendo) utilizado como una medida contra la proliferación del virus, ¡siga nuestro artículo y aprenda más!

La acción directa del aluminio en la lucha contra el coronavirus

Hasta llegar al área médico-hospitalaria, el proceso de producción de aluminio comienza en la minería de
bauxita y termina en la transformación de productos que satisfagan las necesidades específicas de cada
sector.

En el sector hospitalario, por ejemplo, el metal se utiliza en la construcción de hospitales, en la fabricación de
suministros médicos, en la fabricación de sales de vacunas, en el envasado de medicamentos, entre otros
materiales.

Además, también es una parte activa de otros procesos indispensables en nuestra vida cotidiana, como en la
fabricación de alimentos, en la producción de bebidas y en el proceso de tratamiento del agua potable.

Y con el suministro de energía eléctrica esto no es diferente. Al componer algunos cables utilizados en la
transmisión de energía en todo el país, el aluminio tiene excelentes ventajas competitivas, como un menor
costo y un menor peso, aproximadamente tres veces menor que el peso de los cables producidos con cobre.

Otras ventajas de este metal incluyen:

Facilidad, agilidad y eficiencia

Con la alta demanda de pruebas, camas y vacunas, la creación de hospitales de campaña capaces de servir a
las personas se convirtió en una necesidad inmediata. El aluminio, a su vez, fue un aliado invaluable en el
montaje de estas estructuras temporales. Esto se debe a que su fácil manejo le permitió crear estructuras con
agilidad. Además, al ser un metal ligero, no requería equipo pesado para su manejo.

Producción eficiente de insumos

Debido a su alta resistencia a la corrosión, su considerable flexibilidad y su alta durabilidad y ligereza, el
aluminio es fundamental en la producción de materiales y equipos dirigidos al área de la salud, como tubos
con aletas de aluminio para sistemas de oxígeno, la producción de ventiladores, camas de hospital, cilindros,
carros de gas médico y en la composición de equipos de resonancia magnética.

Fabricación de envases

La industria farmacéutica es otro sector que se beneficia profundamente de la fabricación de envases
derivados del aluminio, ya que el metal protege y conserva las características químicas de los medicamentos,
desde el almacenamiento hasta el consumo, independientemente de si son tabletas, polvos, líquidos o
cremas.

Para tener una idea, según el International Aluminium Institute, el papel de aluminio utilizado en la producción
de tales envases es completamente estéril; esto, gracias a un proceso de recocido a alta temperatura. Por esta
razón, no alberga ni promueve el crecimiento de bacterias. Además, sus propiedades higiénicas proporcionan
una barrera contra factores externos como el calor, la humedad y los olores.

Producción de vacunas y medicamentos

El aluminio es parte de algunas vacunas, como Coronavac, en condición de adyuvante (sustancia que asegura
una mayor eficiencia y potencial de las vacunas). Y, según el International Aluminium Institute y algunas otras
instituciones médicas, las vacunas hechas de aluminio son componentes seguros y efectivos para proteger a la
población y combatir y exterminar enfermedades graves como el coronavirus.

El hidróxido de aluminio, por ejemplo, se ha utilizado para este propósito durante aproximadamente 70 años.
También vale la pena señalar que este también se utiliza como un antiácido famoso para el tratamiento de la
acidez o ardor.

Menos condiciones de vida para el virus

La investigación de la Universidad Médica de Greifswald revisó 22 estudios técnicos para verificar la
persistencia en 13 superficies diferentes del coronavirus humano ya conocido, como Sars-CoV y HCoV.

Entre las cinco superficies sometidas al HCoV – 229E (un tipo de coronavirus que infecta a los humanos), a una
temperatura de 21 °C, el aluminio fue el material en el que presentó el menor tiempo de vida. Mientras que
otros metales soportaron el virus, en promedio, durante 5 días, el aluminio solo permitió de dos a ocho horas
de vida.
Vea, a continuación, los resultados completos:

● Aluminio – 2 a 8 horas
● Acero – 5 días
● Vidrio – 5 días
● PVC – 5 días
● Cerámica – 5 días

¿Dónde encontrar aluminio para la industria médico-hospitalaria?

Primero, antes de comprar este metal, es importante buscar un lugar que ofrezca las aleaciones de aluminio
más diversas y que sea capaz de guiarlo en cuanto a la mejor solución para su necesidad.
Coppermetal, por ejemplo, es una empresa que ha estado ayudando a las industrias a lograr las mejores
aleaciones para sus actividades. Su excelencia se justifica por el certificado ISO 9001, símbolo de trabajo
comprometido y de buenas prácticas. ¡Solicite una cotización ahora mismo con nuestros especialistas!