Ranking de aleaciones metálicas: los mejores conductores térmicos

La conductividad térmica es una de las propiedades más importantes para algunos segmentos industriales, por eso, conocer cuáles son los mejores conductores térmicos es algo muy importante.

El cobre y el aluminio son los metales que tienen el mayor potencial de conductividad térmica. En contraste, el acero y el bronce poseen las más bajas. Esta característica resulta ser decisiva a la hora de elegir el metal para una solución en particular.

Tomemos un ejemplo simple y otro más robusto: una olla a presión y un intercambiador de calor. Ambos productos necesitan un material con buena conductividad de calor para que funcionen con mayor eficiencia y cumplan sus funciones en el menor tiempo y con la máxima utilización. Estos dos ejemplos, a pesar de tener roles totalmente diferentes, muestran cómo el uso de metales conductores es importante para garantizar la productividad.

Por otro lado, algunos diseños no necesitan metales que tengan buena conductividad, como es el caso en entornos de alta temperatura como los motores de un automóvil o avión. Si la temperatura es demasiado alta, esto puede comprometer la calidad de la pieza y la seguridad de los operadores.

¿Qué son los conductores térmicos?

Los metales conductores térmicos son los que presentan mucha facilidad para hacer el intercambio de calor. Es así con la mayoría de los metales y aleaciones metálicas, incluso porque el cobre y el aluminio, que son los que tienen el mayor potencial de conductividad térmica, son algunos de los elementos más abundantes en la naturaleza. 

En términos prácticos, la conducción ocurre por el contacto entre moléculas capaces de hacer la transferencia de energía cinética a sus moléculas vecinas, es decir, efectúan un intercambio de calor de una manera rápida y sencilla, sin la necesidad de un intermediario.

Los conductores llevan a cabo este intercambio de calor hasta que se alcanza un equilibrio térmico.

Si vamos a pensar en un ejemplo cotidiano, hay una vieja técnica que nuestros antepasados usaban (y hasta el día de hoy algunas personas todavía la aplican) de tomar un líquido caliente y enfriarlo mezclándolo con otro más helado. El intercambio de calor entre los dos hace que se alcance un equilibrio térmico. De la misma manera, los metales conductores térmicos actúan.

¿Cuál es la diferencia entre conductores térmicos y aisladores térmicos?

Esta es una duda muy común que algunas personas a menudo confunden. Los conductores térmicos son aquellos que hacen el intercambio de calor de un ambiente a otro (o de un metal a una superficie, por ejemplo). Los metales son los principales insumos para realizar esta actividad.

Ya el aislamiento térmico es lo contrario. Evita la salida de calor de un cierto «cuerpo» para que no lleve a cabo el intercambio. En este caso, las materias primas a menudo son de plástico, lana, madera, entre otros.

Aplicación de conductores térmicos

Los metales conductores térmicos (aluminio, oro, latón, cobre y plata, principalmente) se pueden utilizar tanto para la creación de artículos cotidianos simples del consumidor final como para piezas para industrias, a continuación, consulte algunas de las aplicaciones de estos metales:

  • Ollas;
  • Calderas;
  • Cables;
  • Medallas;
  • Monedas;
  • Instrumentos médicos;
  • Alambres;
  • Joyas;
  • Armas de fuego;
  • Válvulas;
  • Equipos para industria automotriz (como radiadores);
  • Entre muchos otros

¿Dónde obtener metales conductores térmicos?

Si su empresa necesita confiar en conductores térmicos como materia prima, tenemos buenas noticias: Coppermetal, una empresa que ha estado operando durante tres décadas trabaja para ofrecer soluciones personalizadas para las industrias, trabaja con excelentes metales conductores siguiendo los estándares de calidad más rigurosos y exigentes, lo que se refleja en su certificado ISO 9001. Sáquese todas sus dudas y hable con nuestro equipo de servicio solicitando una cotización ahora mismo.