¿Cómo afecta el aumento de los vehículos eléctricos al mercado de los metales?

vehículos eléctricos

En un mundo que valora cada vez más la sostenibilidad y las acciones que reducen el impacto en el medio ambiente, varios hábitos a los que estamos acostumbrados están cambiando, y uno de ellos es el uso de vehículos eléctricos.

Este tipo de vehículo ha ido ganando más espacio dentro de las automotrices, esto se debe a que tiene un carácter mucho más ecológico, ya que no emite gases contaminantes y no necesita de combustibles fósiles para su funcionamiento. En otras palabras, es un camino hacia una economía verde.

En Europa, la implantación del uso de vehículos eléctricos avanza, sobre todo gracias a la propuesta de ley que prohíbe la venta de coches con motor de combustión a partir de 2035. Así que ver un coche eléctrico en los países del continente es bastante habitual.

En Brasil, el uso de vehículos eléctricos solo está empezando a acelerar sus pasos ahora, algo que todavía está lejos de lo que vemos en el continente europeo. Incluso con un aumento del 257% en las ventas en 2021 en el país, según Anfavea, todavía no estamos acostumbrados a ver coches eléctricos en las calles, siendo solo habituales los trolebuses, un modelo de autobús para el transporte público. 

Con este crecimiento, algunos tipos de mercados sufrirán grandes impactos, como el de los metales, que se verá fuertemente influenciado. ¿Quiere saber por qué? ¡Continúe leyendo!

Principales características de los vehículos eléctricos

Un coche eléctrico es aquel que funciona con electricidad y no con la quema de combustibles fósiles. Es decir, no emiten ruido ni gases que puedan dañar la atmósfera.

Al utilizar la electricidad para mover el vehículo, podemos mostrar ganancias en el ahorro de costos. Al frenar el vehículo, por ejemplo, la energía utilizada en esta acción vuelve a la batería, mientras que en los vehículos tradicionales se desperdicia en forma de calor.

Los coches eléctricos se pueden dividir en tres tipos, ya que no todos se consideran 100% eléctricos:

  • BEV, que es el único tipo que es 100% eléctrico y no utiliza ningún otro tipo de combustible, por lo que no emite gases tóxicos;
  • HEV, conocidos como los híbridos, ya que tienen un motor de gasolina, un tanque de combustible y motores eléctricos;
  • PHEV, que se puede alimentar con gasolina y electricidad, siendo el ahorro su principal ventaja, ya que utiliza el motor eléctrico para los trayectos cortos y el tanque de gasolina para los largos.

Un mantenimiento más barato, un motor más eficiente, un sistema de estacionamiento automático y coches más silenciosos y modernos son otras de las ventajas que presentan estos modelos de vehículos. 

¿Cómo se utilizan los metales en los vehículos eléctricos?

En casi todos los tipos de vehículos eléctricos, una característica común está relacionada con los materiales utilizados: el mayor uso de metales, como el cobre, el aluminio, el niobio y el litio. Por lo tanto, todos son metales no ferrosos, algo completamente diferente a los primeros vehículos que circularon, que utilizaban predominantemente acero. 

En los vehículos eléctricos, por ejemplo, el aluminio es uno de los metales que gana protagonismo. Al sustituir el acero, genera una reducción de casi 200 kilos en su peso, un ahorro de aproximadamente 1,2 kWh de electricidad cada 100 kilómetros.

En cuanto a las baterías, el aluminio absorbe mejor los impactos y es más eficiente en el intercambio de calor, además de la sostenibilidad, ya que el material puede ser reciclado innumerables veces.

El cobre también está más presente en este tipo de vehículos, principalmente, debido a su alta conductividad eléctrica. Este tipo de metal se utiliza hasta cuatro veces más en los coches eléctricos, ya sea en cables, baterías, sensores, estaciones de recarga o en la parte estructural. 

Por último, el litio es otro metal que ocupará un lugar destacado. Su uso será para reducir el consumo de cobalto en las baterías, ya que se trata de un metal caro que se enfrenta a problemas de minería en el Congo, donde tiene la mayor extracción.

El impacto de los vehículos eléctricos en el mercado de los metales

El impacto de la producción de vehículos eléctricos ya empieza a notarse en algunas empresas mineras y metalúrgicas. Con el aumento del uso de metales en los vehículos eléctricos, la demanda será aún mayor, lo que podría incluso provocar una escasez de commodities en el mercado. 

El mercado de automóviles se considera uno de los mayores del mundo y su producción a gran escala afectará la cantidad de metales disponibles. Según los especialistas, los metales que más sufrirán son el litio, también utilizado en medicamentos, el cobre y otros metales considerados más raros.

En caso de escasez en el mercado, el costo de producción puede ser más caro que el precio de venta. En ese caso, el negocio podría ser inviable, según Tesla.  

Mientras que algunos metales presentan una gran demanda, otros van en sentido contrario, como el plomo, que no tendrá una función en este caso, ya que las baterías de arranque de los vehículos eléctricos utilizan litio.

Por lo tanto, el cambio de comportamiento y la fabricación de nuevos tipos de vehículos repercutirán en el mercado de los metales en su conjunto, aumentando la demanda y exigiendo aún más la extracción.

Desde Coppermetal, estamos al tanto de los principales movimientos del mercado de materias primas. Con una reputación de más de 30 años en la distribución de metales, nuestra empresa cumple con los requisitos de calidad y proporciona un amplio stock para atender a los clientes. 

Conozca nuestra cartera y descubra cómo podemos ayudarlo.